Tras la reforma del Código Penal aprobada en 2015 y la primera Sentencia del Tribunal Supremo Nº: 154/2016 relativa a la responsabilidad de las personas jurídicas, se han dictado en relación a esta responsabilidad otras sentencias en las cuales se aclaran determinados aspectos sobre la determinación de la responsabilidad penal de la empresa y de sus Administradores, así como la aplicación que se ha venido haciendo de los modelos de prevención penal como atenuante. Para ello hemos realizado un resumen propio de dichos aspectos teniendo en especial consideración la sentencia del caso Neymar y otra sentencia relativa a la validez del canal de denuncias para la investigación de conductas internas.

De dicho análisis se derivan consecuencias sobre el diseño e implantación de los modelos de prevención de la responsabilidad penal y el canal de denuncias, de las cuáles subrayamos las siguientes:

  • Resulta esencial tener un modelo actualizado de prevención penal para la defensa de la persona jurídica y que este modelo establezca su alcance protegiendo a los Administradores, Directivos y a la persona jurídica de forma independiente.
  • Se permite en los casos examinados la aplicación de este sistema como atenuante siempre que se establezca antes de la apertura del juicio oral.
  • Acorde con las sentencias recientes, se valora favorablemente la externalización de las funciones y del diseño del modelo de Compliance, así como del canal de denuncias.
  • Las denuncias recibidas por los canales éticos serán válidos como prueba para juicio, siempre que garantice la protección de los derechos del denunciado y denunciante. Para ello será clave tener un procedimiento claro y seguro de gestión de investigaciones internas.

Aquí podéis encontrar un resumen propio de dos sentencias destacadas y nuestras recomendaciones para la adaptación de los modelos de prevención de la responsabilidad penal, acorde con los recientes casos estudiados: Boletin – Casos Resp Penal

Según nuestras conclusiones, resulta fundamental que todas las entidades implementen, antes de cualquier incidencia, un modelo preventivo de la responsabilidad penal, asegurando además que su canal ético cumple los requisitos aplicables y la asignación de profesionales internos o externos adecuadamente informados sobre los mencionados aspectos.

Andrea Duque

Responsable Consultoría RSC

Alba Fuentes

Asistente RSC