Ventajas de la implantación de la Norma ISO 19600 para los Modelos de Prevención de RiesgosRecordemos que tras la Reforma del Código Penal todas las sociedades, independiente de su tamaño, deben implantar modelos de prevención penal, siguiendo los seis requisitos definidos en el artículo 31 Bis,  para proteger la sostenibilidad de sus negocios ante la amenaza de imputación de posibles responsabilidades penales y por contagio la de sus administradores, legales o de hecho.

La implantación de dichos modelos de prevención penal demuestra la voluntad de la sociedad de ejercer el debido control, vigilancia y supervisión en la gestión y administración de la misma, lo cual podría suponer un eximente de responsabilidad penal si existen evidencias suficientes que prueben la eficacia de dichos modelos.  Ahora bien, el modelo de prevención penal debe estar adecuado a la actividades, operaciones, dimensión y tipología de riesgos de cada sociedad, es decir, no servirán réplicas ni declaraciones de buenas intenciones.

Ante esta situación, se presenta la gran incertidumbre de saber si el modelo de prevención implantado cumplirá con las exigencias legalmente establecidas y de si además podrá ser adecuadamente demostrada la eficiencia de su ejecución. La Circular de la Fiscalía 1/2015, de junio de 2015, ofrece varias pautas sobre lo que las autoridades tendrán o no, en teoría, en consideración, en relación a la definición de los modelos de prevención ofreciendo un punto de partida a la hora de su puesta en marcha. No obstante, queda en manos de las autoridades la valoración en lo que se refiere a la capacidad de demostración de la eficacia antes de la ejecución del delito.

En esta tesitura, ¿cómo evidenciamos la tan reclamada eficacia de los modelos de prevención penal? Lo más importante es mantener registros y documentos que permitan probar la trazabilidad de los mismos. Para ello muy recomendable es la implantación de un modelo de cumplimiento siguiendo las directrices de la norma ISO 19600 de Sistemas de gestión de Compliance. Esta norma ofrece una excelente guía para la detección y gestión de los riegos relacionados con el incumplimiento de obligaciones. Es decir, que no solamente está enfocada la prevención de riesgos de índole penal sino a la prevención global de toda clase de riesgos en los que la sociedad se pueda ver inmersa (incumplimientos legales, normativos, normas internas, códigos de conducta, etc) ayudando a su control y al alcance de los objetivos de negocio.

Como el resto de normas ISO su aplicación es voluntaria, ya que establece directrices y no requisitos, aunque si de verdad queremos eximir responsabilidad penal, deberemos cumplir religiosamente con sus prácticas recomendadas, las cuales colaborarán en gran medida a evidenciar diligencia y compromiso de cumplimiento de la sociedad y la de sus órganos de dirección.

Las importantes ventajas por tanto, de la adopción de la ISO 19600 para la implantación de los modelos de prevención de riesgos, son la posibilidad de su verificación por un experto independiente (auditor interno compliance) y, esperamos que muy pronto se habilite la posibilidad de su certificación por determinadas entidades certificadoras, que podrían aportar un “plus” a la validez del modelo, así como una mejor defensa ante cualquier procedimiento sancionador, una menor vulnerabilidad ante posibles conductas delictivas y una evidente diferenciación en el mercado.

Raquel Hernáez Ruiz
Directora

Artículos relacionados: