La inminente llegada del 25 mayo en la que se hará efectiva la obligación ineludible de adaptación al nuevo Reglamento de Protección de Datos puede suponer una oportunidad.

cyber-security-3216076_1920

La adaptación al nuevo Reglamento de Protección de Datos, obligatorio para todas las organizaciones, está suponiendo un quebradero de cabeza para los responsables de su implementación.

Como bien es ya conocido, el nuevo Reglamento de protección de datos viene acompañado de un importante cambio de concepto respecto a las responsabilidades en la gestión de datos personales, así como en la cesión de los mismos, que requerirá de una gran adaptación de los sistemas que actualmente se están utilizando.

Este reto, pone de nuevo a las organizaciones en un complicado escenario de cumplimiento normativo, no solo por el alcance económico de las sanciones establecidas y el daño reputacional ante cualquier incidencia, sino también por la necesidad de tener que hacer un “refresh” del estado de cumplimento en lo que respecta a la Ley de Protección de Datos (LOPD), que no nos engañemos, la teníamos un poco olvidada.

En esta tesitura, resulta muy recomendable ser lo más prácticos posibles y aprovechar esta revisión como una oportunidad de mejora de nuestros sistemas de información así como, de la organización interna de la documentación y actualización de su registro.

Hay que tener en cuenta también que esta adaptación al nuevo Reglamento de Protección de Datos puede favorecer al establecimiento de una sólidas bases para la implantación de un modelo de seguridad, potencialmente certificable, que nos permita ofrecer mayor confianza a nuestros clientes, colaboradores, proveedores y demás grupos de interés con los que según el caso, mantengamos relaciones de negocio.

Así mismo, la adaptación al nuevo Reglamento de Protección de Datos nos brinda la posibilidad de realizar un análisis de riesgos global que incluya otros aspectos que podrían ir desde la Ciberseguridad hasta otros como los riesgos estratégicos o financieros.

Desde nuestro punto de vista, esta perspectiva hará que resulte más valioso y útil el esfuerzo y recursos destinados a la apremiante obligación de la adaptación al nuevo Reglamento de Protección de Datos.

Raquel Hernáez

Directora

Botón Riesgo Cumpl