Cómo debe afrontar el Consejo de Administración la transformación tecnológica

El Consejero actual se debe preguntar ¿me estoy adaptando a la transformación tecnológica? ¿se está adaptando la empresa? La hiperconectividad y la conexión en tiempo real, como señalaba Francisco Román, actual Presidente de Vodane en la presentación específicamente organizada para Consejeros en el centro de ESADE de Madrid el pasado 17 de enero, han generado un cambio de paradigma en la relación con todos los stakeholders, que el Consejo de Administración debe tener en cuenta si quiere seguir aportando valor y dirección a las organizaciones que lidera.

Para el nuevo contexto se requiere un nuevo estilo de liderazgo de toda la Dirección donde el corto y largo plazo adquieren una importancia equitativa; el primero porque la velocidad de cambio ha aumentado exponencialmente, y el segundo porque se demanda una visión de negocio basada en la sostenibilidad económica, social y medioambiental. El Consejo de Administración en su conjunto debe tener conocimientos distintos, seleccionando componentes que le aporten esa diversidad de pensamiento y fomenten una inteligencia colectiva adaptada a la realidad actual. Complementariamente, se requiere de la Dirección y el Consejo algo que podemos llamar “capacidad de escucha sistematizada”, habilitando múltiples canales para la captación de las aportaciones externas e internas, provenientes de perfiles incluso muy variados. Reconociendo sus limitaciones, sus componentes deben demostrar la habilidad de integración de estas ideas mediante una forma de liderazgo inclusiva como única fórmula para la anticipación y la adopción rápida de novedades que requiere el presente entorno de mercado.

Adicionalmente, la inmediatez y la accesibilidad a la información resultantes de la transformación digital hacen que la ética y la transparencia sean características ineludibles para todo miembro de un Consejo de Administración o un Comité de Dirección, dado que sus actuaciones pueden quedar desveladas públicamente en cualquier momento por cualquier ente o particular. Es práctica ya habitual la evaluación de los miembros del Consejo y la Dirección por expertos externos independientes e incluso informes de benchmarking de sus niveles y criterios de remuneración.

Para integrar la transformación tecnológica en el modelo de negocio con éxito, el cambio cultural y de prácticas cotidianas debe empezar por arriba. El Consejo de Administración no sólo debe apoyar la inversión requerida y comprender su potencial, sino que debe formar parte de las iniciativas, viviéndolas “en sus propias carnes”. Son cada vez más los programas y herramientas informáticas desarrolladas específicamente para la dinámica de los Consejos, con el objetivo de mejorar la seguridad, comodidad y eficiencia en el ejercicio de sus funciones.

Por último pero no menos importante, el Consejero actual tiene la responsabilidad de adquirir la formación suficiente en los avances tecnológicos y el conocimiento actualizado en los riesgos globales para no quedar al margen de las circunstancias presentes del negocio y aportar valor desde la experiencia.

El Consejo de Administración tiene un papel fundamental en la creación de una verdadera comunidad digital que sea transversal a la organización. Junto con la Dirección de la entidad debe buscar solución a los retos de esta época de transformación para la empresa. Entre otros deberá asesorar sobre los aspectos más humanos de la integración tales como la gestión de objetivos o la evolución de los sistemas de remuneración para el fomento de esa combinación perfecta entre la tecnología y el aspecto de contacto personal. Asimismo, las entidades se ven obligadas a gestionar una creciente diversidad generacional, lo cual puede aprovechar si articula correctamente los mecanismos de diálogo, aprendizaje conjunto y búsqueda de sinergias.

Sin duda el papel del Consejo de Administración se torna más complejo, pero incluso más relevante, que en anteriores etapas. La proactividad de sus miembros y el apoyo de profesionales externos en la adaptación pueden ser las mejores herramientas para afrontar el reto con éxito.

Andrea Duque Pérez
Responsable RSE