Con el inicio de un nuevo año surge también la pregunta lógica ante cualquier tipo de cambio de fecha ¿Qué nuevos riesgos conllevará para mi empresa? La gran cantidad de riesgos existentes en el listado o mapa de riesgos de una empresa hace necesaria una revisión de todas las posibilidades y variables de los mismos.

En esta revisión del mapa de riesgos pueden darse dos tipos de cambios: por un lado la inclusión de nuevos riesgos, que en su caso, ayuden a dar un panorama más completo de los mismos; y por otro lado puede producirse una posible desaparición de ciertos riesgos reflejados en el mapa de riesgos en el año entrante.

La elección por parte de las empresas de llevar a cabo su revisión de riesgos existentes coordinándola con el cambio de año natural resulta de gran utilidad. La revisión periódica del modelo conlleva tres grandes ventajas que pueden resumirse en:

  1. Mejora operativa, al establecer un período fijo de revisión.
  2. Previsión estratégica y por tanto una mejora competitiva.
  3. Detección de riesgos y con ello oportunidades de mejora.

Resulta de ayuda recordar que por ejemplo en el ámbito de los riesgos penales se habla de revisión periódica del modelo de gestión de riesgos penales. Es también innegable que en cualquier caso el nivel de riesgo determina la periodicidad de su revisión que deberá ser una periodicidad más frecuente cuanto mayor sea el nivel de riesgo asignado. Podemos citar como ejemplo una sociedad en la cual uno de sus principales clientes tuviera grandes intereses en la zona siria en conflicto. Esta situación llevará a considerar un riesgo alto operativo ya que existe una relación indirecta entre este riesgo geopolítico y nuestra sociedad, este riesgo será objeto de una revisión bastante más frecuente que un riesgo medio y mucho más que un riesgo calificado como bajo en nuestro mapa de riesgos.

Un ejemplo claro de desaparición de riesgos coincidiendo exactamente con el cambio del año natural pueden ser algunas cuestiones derivadas de la aplicación de una u otra política legislativa. El resto de cambios en el mapa de riesgos no tendrá por lo general un carácter de concordancia exacta con el año natural, pero resulta innegable que la revisión anual es por lo general realizada en este momento del año.

El 2016 supone un año de consolidación del Risk Based Approach (RBA) como medio de control de los eventuales retos de la empresa. Las recientes novedades legislativas han marcado la absoluta necesidad actual de un sistema de gestión de riesgos. La legislación del ámbito penal, como ya hemos explicado en artículos anteriores exige desde la última reforma, la existencia de un modelo de prevención de delitos. Así mismo la necesidad de un mapa de riesgos general (que por supuesto incluya los riesgos de delitos), es principalmente la base de todo el sistema de prevención de la empresa.

Según el sector en el que encuadremos nuestra actividad podremos detectar en este periodo entrante cambios o novedades de muy diverso signo: geopolíticos, riesgos derivados del cambio climático, de eventuales cambios legislativos, de cambios en las organizaciones humanas, de la inestabilidad bursátil y energética o la ciberseguridad o cualquier otro más concreto en relación con nuestra actividad. Para conocer mejor los riesgos mundiales de mayor calado aconsejamos el Informe de Riesgos Globales 2016 del Foro Económico Mundial.

¡El 2016 se presenta pues como un escenario perfecto para la puesta a punto del sistema de prevención de riesgos, o en el caso de no haberlo hecho, el momento para implantar el sistema y estar preparado para los futuros escenarios de riesgo!

Manuel de Azpeitia
Consultor de Riesgo y Cumplimiento