El pasado sábado 25 de noviembre se publicó el Real Decreto Ley 18/2017 como trasposición de la Directiva Europea en materia de la divulgación de información no financiera y diversidad, por el que quedan obligadas determinadas empresas a publicar datos sobre su desempeño y políticas sociales, medioambientales y de gestión de la diversidad.

información no financiera

La Ley no añade exigencias nacionales adicionales sobre el contenido establecido ya en la Directiva de 2014, excepto los plazos de presentación que se reducen a tres meses desde el cierre del ejercicio.

El objetivo principal de la mencionada Ley es la identificación de riesgos por parte de las empresas, en aras de mejorar la sostenibilidad y aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general mediante la publicación obligatoria de información no financiera. Para su implementación ha sido necesario realizar modificaciones en la Ley de Sociedades de Capital, la Ley de Auditoría de Cuentas y el Código de Comercio.

Requisitos de la publicación de información no financiera

Como adelantábamos en nuestro artículo 8 indicaciones sobre los Informes de Sostenibilidad de la Directiva Europea las entidades sujetas deberán comunicar su evolución y desempeño en Responsabilidad Social Corporativa. Concretamente, en el ámbito de gestión de los riesgos e impactos sociales y medioambientales, así como aspectos relacionados con el personal de la empresa, el respeto a los derechos humanos, y la lucha contra la corrupción. La modificación de la Ley de Sociedades de Capital, determina en particular la necesidad de justificar la Política de Diversidad en la composición del Órgano de Administración, respecto a cuestiones como la edad, el sexo, la discapacidad, o la formación y experiencia profesional, más allá de la política de igualdad de género anteriormente en vigor.

La publicación de información no financiera debe estar enfocada al contexto y la actividad específicos de la entidad, incluyendo referencia a su control sobre los riesgos derivados de las relaciones comerciales en la cadena de suministro.

Respecto al contenido, se aplica el principio de “cumplir o explicar”, igual que en el Código Buen Gobierno de la CNMV. Podrá además omitirse aquella información relativa a acontecimientos inminentes o cuestiones que están siendo objeto de negociación cuando, su divulgación pueda perjudicar a la entidad.

Empresas obligadas a cumplir

Las sociedades que, de conformidad con la recientemente reformada Ley de Auditoría de Cuentas, tengan la consideración de entidades de interés público y que además cumplan las siguientes condiciones:

  • Número medio de trabajadores empleados por las sociedades del grupo durante el ejercicio sea superior a 500 personas.
  • Que durante 2 ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

1º Total de activo consolidado > 20.000.000€

2º Importe neto de la cifra anual de negocios consolidada > 40.000.000€

3º Número medio de empleados durante el ejercicio > 250 personas

Las sociedades cesarán de la obligación si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos al menos dos de los mencionados requisitos. Asimismo, una empresa dependiente perteneciente a un grupo estará exenta de la obligación anterior si la empresa y sus dependientes están incluidas en el informe de gestión consolidado de otra empresa.

Formato de publicación

Deberá basarse en marcos normativos de presentación de información no financiera nacionales, de la Unión Europea o internacionales, tales como Global Reporting Initiative, debiendo especificar en qué marcos se ha basado.

Podrá presentarse como apartado del informe de gestión de la compañía o mediante emisión de un informe separado, indicando que dicha información forma parte del informe de gestión.

Plazo de presentación

La principal preocupación respecto a la nueva Ley es que dicha información debe ser preparada respecto a los datos del presente ejercicio y aprobarse, junto con las Cuentas Anuales, antes de los tres meses posteriores al cierre.

Obligación del auditor de cuentas

El Auditor de Cuentas únicamente deberá comprobar que se hayan cumplido los deberes de divulgación de información no financiera acorde con la mencionada Ley, ya sea en informe separado o en el informe de gestión, incluyendo las exigencias de transparencia en el Informe de Gobierno Corporativo específicas para entidades emisoras de valores admitidos a negociación en mercados secundarios oficiales de valores.

Andrea Duque

Responsable RSC y Buen Gobierno