La nueva Ley de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales (LOPDgdd) entró en vigor el pasado 6 de diciembre y generó una fuerte polémica debido a su disposición relativa al Régimen Electoral General.

©rawpixel

La disposición final tercera en su apartado segundo de la nueva ley sobre datos personales y derechos digitales, añade un artículo, el 58 bis, a la LOREG de 1985 (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), que es el que ha generado mayor polémica.

Si bien el artículo 9.1 de la LOPDgdd prohíbe expresamente el tratamiento de datos personales de ideología política sin consentimiento del afectado, el artículo 58 bis exonera de esta obligación y permite que en periodo electoral los partidos tengan la posibilidad de recopilar datos personales y opiniones políticas en redes sociales sin necesidad del consentimiento expreso del afectado.

Además, a partir de este análisis se podrían realizar perfiles ideológicos, al objeto de personalizar la propaganda electoral y/u otras finalidades (ver noticia en Agencia EFE).

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ya salió al paso respecto a esta polémica poco después de la aprobación de la nueva LOPD, los días 21 y 23 de noviembre de 2018 respectivamente, emitiendo sendas notas de prensa que venían a concluir que, entre otros, no se permitirá a los partidos políticos perfilar datos ideológicos ni enviar propaganda basada en perfiles ideológicos.

Así las cosas, la respuesta de muchos especialistas en leyes y asociaciones de internautas no se hizo esperar y la alarma social supuso incluso la publicación de un formulario para solicitar la supresión de nuestros datos personales a los partidos políticos.

Esta alarma social ha terminado provocando que el Defensor del Pueblo presente un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo artículo 58 bis de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General (LOREG), por considerar que vulnera los artículos 9.3, 16, 18.4, 23.1 y 53.1 de la Constitución Española, lo que va más allá de las dudas que suscitaba su adecuación al RGPD (UE) 2016/679. Dicha demanda ha sido admitida a trámite por el Tribunal Constitucional.

Como colofón de todo este “culebrón”, el pasado 11 de marzo la AEPD ha publicado una Circular al respecto en la que aclara, con todo lujo de detalles, qué procedimientos han de seguir los partidos que se acojan al artículo 58 bis. El análisis de esta Circular y su impacto en el uso de datos personales en estas elecciones lo llevamos a cabo en la segunda parte de este post.

Luis Fernández

Director TIC