La elaboración de EINFs contribuye a la creación de valor en aquellas entidades que quieran aprovechar sus obligaciones de transparencia para mejorar sus estrategias de responsabilidad social corporativa.

Desde el 30 de diciembre de 2018, día en que entró en vigor la Ley 11/2018 de Información no Financiera y Diversidad, todas las sociedades definidas como grandes empresas y los grupos que presenten cuentas consolidadas de más de 500 trabajadores, están obligados a presentar de manera anual su Estado de Información no Financiera (EINF).
Con la aprobación de esta ley, la legislación española en el ámbito de RSC, se convierte en una de las más exigentes de Europa. Esto supone un aumento de la responsabilidad para muchas empresas, pero también es una gran oportunidad para impactar positivamente sobre ciertos aspectos de la compañía.

La actividad generada por cada entidad y cómo esta afecta a su entorno más o menos inmediato, es un aspecto de la empresa que cada vez atrae más atención y cuya relevancia está creciendo exponencialmente en los últimos años.
La elaboración del EINF supone una muy buena oportunidad para para poder gestionar estos impactos, favoreciendo la confianza de las partes interesadas.

Con el fin de ayudar a orientar los esfuerzos de las empresas que estén empezando a enfocar la elaboración de su informe, en este artículo proponemos un pequeño resumen explicativo sobre los aspectos donde consideramos que la realización del EINF puede tener un impacto más positivo:

· La gestión de la organización es una de las áreas beneficiadas por la elaboración del informe.
Al identificar y analizar los riesgos sociales, económicos y de medio ambiente que presenta la firma, tenemos la oportunidad de descubrir diferentes áreas de mejora. Por ejemplo, las relacionadas con el ahorro energético, la prevención de infracciones, etc.

· En muchas ocasiones, puede que por el tamaño de la organización en sí, los propios empleados desconocen las acciones que la compañía está ya tomando en aspectos de responsabilidad social corporativa (RSC). Esto impide que los trabajadores se identifiquen con estas iniciativas y que puedan incluso colaborar en ellas. La comunicación de estos informes de cara al público interno puede favorecer el sentimiento de pertenencia y la cohesión e involucración de los trabajadores.

· La manera en que la empresa influye en los ámbitos social, económico y medioambiental, determina en gran medida cómo esta entidad va a ser percibida por el público. Una buena estrategia de comunicación es esencial para poner en valor las prácticas de sostenibilidad ya existentes, favoreciendo la imagen y reputación de la entidad.

· Como ha sido constatado durante los últimos años, existe una demanda creciente por opciones de inversión socialmente responsable. Muchos de los fondos de inversión más importantes siguen estrictos criterios de sostenibilidad para decidir hacia donde dirigen su capital. Ofrecer este tipo de información ayuda al acercamiento de financiación para la empresa.
En definitiva, una estrategia de comunicación tanto interna como externa de las iniciativas y procedimientos que la empresa realiza para asegurar su buen desempeño social y medioambiental puede revertir en el buen rendimiento de la empresa.

Es importante también mencionar que este tipo de informes pueden ser realizados por empresas que no estén obligadas a ello, pero que deseen anticiparse y aprovechar esta tendencia creciente. Asimismo, será una ventaja cuando en 2021 la ley se extienda a las entidades con más de 250 trabajadores.

La especialización en Responsabilidad Social y Corporativa y Cumplimiento Normativo avala a UHY Fay & Co Madrid en la prestación de servicios como la Elaboración y Verificación de Estados de Información No Financiera. No dude en contactarnos para que podamos asesorarle.

 

Darío Vidaurre Puente,

Consultor en Responsabilidad Social Corporativa