Casi a diario escuchamos alguna referencia a la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral.

Plan de Igualdad

No resulta sorprendente ya que recientes estudios concluyen que la brecha salarial entre hombres y mujeres en España para el año 2017 fue del 15% (Eurostat), y según UGT sería del 23%. ¿Qué puede hacer la empresa para eliminar estas desigualdades? Hace un tiempo comentábamos en este blog algunas herramientas para la aplicación de la igualdad de oportunidades en la empresa, sin embargo, predomina actualmente la aplicación de los Planes de Igualdad como principal estrategia.

El Plan de Igualdad es un conjunto de medidas que desarrolla la empresa con el objetivo de conseguir la mayor igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, y a eliminar la discriminación por razón de sexo en todos los procesos. Dichos planes contienen objetivos y estrategias de mejora relacionados con diversos ámbitos tales como:

  • Acceso al empleo y condiciones de trabajo
  • Prevención del acoso
  • Clasificación profesional, promoción y desarrollo de carrera 
  • Formación
  • Retribución
  • Conciliación laboral
  • Lenguaje y comunicación no sexista
  • Salud Laboral

Además, pueden desarrollarse mediante políticas de Responsabilidad Social Corporativa o nuevas formas de Gestión de Personas que aumenten la flexibilidad, la sensibilización o incluso las capacidades de liderazgo del personal. La implementación de programas de teletrabajo por ejemplo puede ser una interesante medida para la mejora de la conciliación e incluso el acceso al trabajo.

El contenido y forma de un Plan de Igualdad debe ser personalizado a la entidad que lo implanta, ya que es la única manera de asegurar su eficacia y el compromiso por parte de la Dirección y los diversos departamentos implicados. Consecuentemente, y acorde con los requisitos específicos de la Ley de Igualdad, se debe realizar un buen diagnóstico previo para entender la situación de partida de la empresa y así fijar los contenidos.

A efectos prácticos, el documento del Plan de Igualdad contendrá los resultados del diagnóstico, los objetivos fijados y las acciones que se ha decidido llevar a cabo para conseguir las metas de igualdad. Además, la empresa debe fijar un sistema de evaluación periódica del plan para implementar los cambios necesarios para que funcione correctamente.

En definitiva, se trata de planificar y hacer seguimiento de determinadas actuaciones que pueden ayudar a que tu empresa aplique el principio de igualdad en todos sus procesos. Los contenidos pueden parecer amplios, pero como siempre, nuestro consejo es ser prácticos y realistas, fijando objetivos con plazos razonables y específicos para áreas de mejora relevantes. Con planes de igualdad a medida se conseguirá disfrutar de todos los beneficios que dichos planes aportan a la empresa.

Andrea Duque

Consultora RSC