En el anterior artículo expusimos unas pautas de revisión preliminar para la implantación de la RSC. A partir de esa fase, como cualquier otra estrategia empresarial, se requiere la preparación un plan de acción con los hitos e indicadores que contamos a continuación.

El pasado 7 de octubre celebramos en la Cámara de Comercio de Madrid una Jornada sobre RSC en la que dimos una perspectiva práctica sobre éstos planes de implantación mediante la presentación de un caso práctico. Químicas del Guadiela, una empresa ficticia de tamaño medio, por razones de financiación, necesita instaurar un modelo de RSC.

La gestión responsable debe desarrollarse desde los valores y filosofía específica de la empresa. Es por ello que el Plan de RSC puede incluir, cuando exista la carencia, una serie de actuaciones concretas sobre la elaboración de normas, principios y protocolos relacionados con el Buen Gobierno, la gestión de riesgos o la conducta interna.

A la hora de elaborar un Plan de RSC debemos fijar claramente los objetivos. Estos objetivos deben cubrir tres diferentes niveles: el económico, el social y el medioambiental. Los objetivos establecidos por la Dirección deben ser medibles, comparables y verificables. Además, se fijarán los indicadores de seguimiento del Plan de RSC para su verificación.

Si seguimos las fases de desarrollo propuestas, habremos identificado ya las expectativas de los Grupos de Interés, a los cuales daremos respuesta igualmente mediante el Plan de RSC. En este sentido, resulta esencial priorizar las actuaciones mediante una medición de la materialidad. Para una empresa media, con recursos limitados, no resulta eficaz responder a todas las iniciativas propias y de los grupos de interés, sino que deberá comenzar por aquellas que tienen mayor impacto para todas las partes interesadas.

Un Plan de RSC tendrá indicadores para cada objetivo y ámbito, de los cuales se hará un seguimiento periódico, fijado de antemano. Los indicadores y plazos aportan objetividad y dirección al desarrollo de la implantación.

Por último, pero no por ello menos importante, ¿quién hace qué? Las funciones y responsabilidades tanto de ejecución como de seguimiento se plasman en el Plan de RSC, que será comunicado al personal involucrado. Resulta obvio que esta asignación de facultades facilitará la rendición de cuentas sobre el éxito del Plan de RSC.

Pueden ver cómo Químicas Guadiela prepara su Plan de RSC en el documento siguiente: Solución-Caso-Químicas-Guadiela-Parte-2.pdf

Max Gosch, Socio- Partner

Andrea Duque Pérez, Responsable RSE